Nuestra visión

Con este artículo tenemos la intención de explicar nuestra filosofía de cría.

Uno de los aspectos más importantes para nosotros es que los cachorros que vienen de nuestra perrera estan sanos, por esta razón consideramos esencial que todos nuestros sujetos estén controlados des del punto de vista sanitario. Por lo tanto, analizamos cada reproductor con tal de poder detectar enfermedades genéticas de la raza y, así, poder tratarlas.
Creemos que aquellos que acuden a nosotros tienen el interés y el derecho de tener un cachorro sano, así como el hijo de un campeón de belleza o de un gran buscador de trufas.
Otra cosa fundamental es la socialización. Este camino empieza desde las primera semanas de vida a través de varios estímulos sensoriales que ayudan al cachorro a crecer, convirtiéndolo en un sujeto equilibrado. Por ejemplo, nuestros pequeños también viven en estrecho contacto con la familia, con perros adultos y con un gato llamado Pispolo, lo que significa que están bien socializados y que, por lo tanto, se habitúan inmediatamente a relacionarse con personas y otros animales.
No es menos importante el aspecto morfológico, de hecho, intentamos producir cachorros lo más cercanos posible al estándar, utilizando sujetos de las líneas de sangre más importantes.
Desde muy temprana edad se lleva a cabo un trabajo de impronta sobre las trufas, de modo que sus cualidades naturales sean resaltadas. Obviamente este proceso debe ser realizado por los nuevos propietarios, en caso de que estos estén interesados en “explotar” la actitud hacia la búsqueda, característica de esta raza. De lo contrario, los Lagotto seguirán siendo excelentes compañeros de vida y una parte integral de la familia.
Ser capaz de concentrar todas estas cualidades sería la combinación perfecta, así como nuestro objetivo. Por lo tanto, tratamos de seleccionar de acuerdo con la salud, caracter, morfologia ya ctitud hacia la búsqueda.