Cómo acoger un cachorro

Un nuevo componente está a punto de unirse a vuestra familia. La llegada de un nuevo cachorro es siempre un momento de celebración, aunque también de fuertes aprensiones. ¿Sabrá adaptarse a la nueva casa? ¿Crecerá sano y feliz? Son tantas las preguntas  que se nos presentan, sobretodo si se trata del primer cachorro que entra en vuestra vida. Y aunque ya seáis veterinarios y ya habeis afrontado otras veces la maravillosa oportunidad de hacer crecer a vuestro lado un pequeño ser, que depende de todo y para todo de vosotros, debéis saber que será necesario dedicarle mucha dedicación y empeño.
Es des del primer día, desde la primera hora que vuestro nuevo amigo pasará con vosotros, que vas a tirar, juntos, la base para una relación que por muchos años resultara atractiva y llena de satisfacciones.
El ingreso del cachorro en casa es un momento muy emocionante, tanto para vosotros como para él, aunque sin embargo es estrechamente delicado. Será todo nuevo para él; el ambiente, los olores, los sonidos…  Vosotros mismos, para él, sois unos desconocidos. Aseguraos que el primer impacto con la casa sea sereno y tranquilizador.
Evitad los momentos bruscos o ruidos fuertes, que lo puedan intimidar y habladle siempre con un tono de voz suave y tranquilizador. El cachorro puede mostrarse tímido o, al contrario, curioso de explorar a su alrededor. En cualquier caso, estará confundido y deberá coger confianza con todas las novedades que lo rodean. Se debe cumplir con el y no se debe esperar que se comporte de modo distinto a como lo hará durante los primeros 2 o 3 días. El contacto con otros miembros de la familia (especialmente con los niños o con otros animales) debe ser gradual.
Al principio será normal que el cachorro haga sus necesidades en casa, es por eso que se deberá tener paciencia hasta que lo haga en el jardín o fuera de casa. Los cachorros son como niños pequeños y empiezan a entender aquello que se les ha enseñado entorno a los 4-5 meses.
Asegurate de que no haya peligros, o cuanto menos de tutelarlo lo máximo posible, haciéndole encontrar un ambiente seguro en el cual pueda moverse tranquilamente, sin destruir cosas que para ti son importantes y para el peligrosas.
La primera noche es posible que gimotee, encontrándose en un ambiente extraño para él y con personas que no conoce. Mirad de reservarle un espacio tranquilo de la casa, donde encuentre una cama para perros, un poco de agua y, porque no, una prenda vuestra. Sin embargo, aunque el Lagotto sea un perro que soporta bien tanto el frío como el calor, aconsejamos no dejarlo dormir fuera de casa los primeros meses, pues eso ya lo podrá hacer cuando sea un poco más grande.
Es aconsejable, también, darle de comer tres veces al dia, pasando a dos veces al día cuando llegue a la edad de 6 meses. Si después de cada comida lo lleváis fuera, veréis que se acostumbrará rápido a no hacer sus necesidades dentro de casa, sino fuera.
Permanecemos a vuestra disposición para cualquier cosa que pueda ser necesaria.