Aseo

 

A continuación hablaremos de un argumento muy delicado y sobre el cual no hay demasiada información. Con este breve artículo se pretende hacer un poco de claridad sobre el aseo del Lagotto Romagnolo.

En primer lugar, el pelo del Lagotto es de tipo medio, constituido de un pelo primario y uno de secundario. Sin embargo, no tiene una capa interna. Este tipo de pelo no está sujeto a la muta, por lo que no hay un reemplazo de pelo natural y tal y como sucede en otras razas, este tiende a crecer y eventualmente se termina convirtiendo en fieltro si no es tratado adecuadamente.

En este sentido, las indicaciones básicas consisten en usar un peine de metal de dentado largo y delgado, y a continuacion, despues de un buen peinado, se prosigue con uno de dientes más gruesos:

 

En el aseo del Lagotto, ya sea que se trate de un mantenimiento en casa o bien para la preparación para una exposición, un instrumento que no debe usarse es el cardador porque solo llevaría a rasgar y planchar el cabello, haciendo que la capa pierda el rizo habitual.
Para mantener el perro siempre en orden, es recomendable peinarlo dos veces al mes y limpiarlo una vez cada dos meses.

El Lagotto también puede ser lavado una vez por semana, al contrario de aquello que nos enseñaron nuestros abuelos y, por lo tanto, el perro se debía lavar lo menos posible pues se limpiaba solo. Es muy importante utilizar en el perro los productos creados y estudiados específicamente para el ph de su piel, de ese modo evitamos “aroma de limón” o otros productos creados para el uso humano. Por lo tanto, aconsejamos utilizar shampoo y balsamos para el mantenimiento del pelo, para su trato y nutrición y para ocasiones especiales (como por ejemplo una exposición canina), productos que son capaces de resaltar el pelaje cada vez más. Otra cosa importante es hacer distinción entre el cizallamiento y el aseo: con el primero nos referimos al uso de una máquina de afeitar eléctrica particular equipada con cuchillas de varios espesores según las necesidades del perro, pero que no deja el pelo más largo de 13mm. La segunda, en cambio, se caracteriza por el uso de tijeras diseñadas para moldear al perro de acuerdo a su apariencia natural, mejorando sus fortalezas y no acentuando sus defectos.

 

Se debe prestar particular atención a la limpieza de las orejas, porque el pelo que se encuentra en el interior del canal auditivo tiende a crecer muy rápido. Se aconseja, también, de controlar y hacer un chequeo a las orejas del Lagotto dos veces al mes. Estas pueden mantenerse limpias a través del uso de agua boricada, limpiando la suciedad con un coton. Es una buena norma remover todo el pelo, con los dedos en la parte externa y más en profundidad con unas pinzas especiales de punta curva, que no cree lesiones en la piel. Sin embargo, debe usarse con delicadeza, para así evitar hacer daño al perro. No es necesario ir demasiado profundo si no es un experto. Si descuidamos el aseo de las orejas, podría desenvoluparse relativamente pronto una otitis u otros problemas del género.

Es muy importante habituar al propio perro desde pequeño a dejarse manejar cuando se le limpian las orejas.