Nutrición

En lo que referente a la alimentación, se aconseja el uso de un alimento seco de buena calidad que, por lo tanto, contenga un bajo porcentaje de ceniza cruda y que los elementos presentes en su composición que estén en mayor concentración sean carne o pescado y no cereales o productos de la industria del pan.
Seguramente solo estas dos características afectarán el costo de la alimentación, pero beneficiaran a la salud del perro.
Esto, sin embargo, no significa que para hacer que estas dos características coexistan, el costo del alimento se vuelva prohibitivo, de hecho, hay varias empresas en el sector que producen excelentes productos a precios justos. Dividimos la vida de nuestros amigos de cuatro patas en tres fases; la primera des del destete hasta dos meses, la segunda desde dos meses hasta un año y la tercera desde un año en adelante.
En este sentido, utilizamos 3 tipos diferentes de alimentos dependiendo de la fase de crecimiento en la que se encuentran nuestros perros, a fin de proporcionarles toda la nutrición necesaria para un desarrollo saludable y correcto.
La primera fase siempre pertenece al criador, mientras que la segunda a menudo coincide con la entrada del cachorro a la nueva familia, que tendrá que alimentarlo con croquetas adecuadas para cachorros llamadas “puppy” o “junior”, indicativamente hasta la edad de un año. Luego, puede cambiar a una dieta para adultos, preferiblemente sin grano o de grano bajo o que contenga un porcentaje muy bajo.
En el caso de que se prefiera una dieta casera a comida seca, siempre recomendamos comenzar después de un año de edad, pues durante el crecimiento corre el riesgo de no darle la cantidad correcta de nutrientes a su pequeño amigo. Sin embargo, le recomendamos que siempre confie en un nutricionista veterinario, que le sugiera una dieta equilibrada que se pueda adaptar a las necesidades del perro, siempre teniendo en cuenta el tipo de vida que este lleva.